Viagens Machu Picchu
Dicas e recomendações

Virgen de la Candelária

A festa da Virgem da Candelária  Festividades do Peru

Ubicación
La fiesta de la Virgen de la Candelaria se realiza en Puno.

fecha
La fiesta de la Virgen de la Candelaria se realiza entre los días 24 de enero y 13 de febrero, siendo el día 2 de febrero el día principal.


Entre los días 24 y 31 de enero se hacen novenas en el santuario de la Virgen, principalmente el 1 de febrero que es el día de la víspera, las novenas poseen de velas y leña que se queman en el centro del santuario que marcan el inicio del festival. El día 2 de febrero, día principal de la fiesta, misas, procesiones y danzas ocurren durante todo el día, junto con la misa y concurso de fantasías y el famoso Cacharpari para la despedida de la Virgen de la Candelaria.

La apoteosis del festival es el día 12 de febrero, cuando cientos de grupos demuestran su respeto a la Virgen con danzas y un largo cortejo a través de la ciudad, acompañado por música tradicional de los Andes.

Descripción
Puno, considerada la capital del folklore en Perú y en América, es conocida por su folklore variado y colorido, cuya expresión mayor es la fiesta de la Virgen de la Candelaria. La Virgen, también llamada Mamacha Candelaria es la patrona de la ciudad y está asociada con la adoración a la tierra también conocida como Pachamama. Dos meses antes del día principal, todos los devotos se preparan para esta profunda experiencia de fe, el Santuario de la Virgen, calles y plazas se llenan de devotos que contemplan la belleza de las danzas y costumbres.

Historia
La Virgen de la Candelaria posee 2 versiones de historias contadas por los locales.

La primera historia dice que en tiempos de luchas entre el ejército patriota contra el ejército del virreinato, la ciudad de Puno fue rodeada por un gran grupo de rebeldes liderado por el señor de la guerra Aymara Tupac Katari, junto al rebelde Pedro Vilcapaza, Azangaro , que continuaron la revolución de Túpac Amaru II. En los primeros meses de 1781 y los rebeldes intentaron tomar la ciudad, el reducido número de habitantes se defendía con mucho coraje, pero su inferioridad numérica no tenía cómo contener un ataque tan feroz. Desesperados los habitantes optaron por llevar a la Virgen de la Candelaria en procesión, después de implorar su protección durante toda la noche, los moradores estaban atónitos después de observar la desbandada de las tropas españolas.

La segunda versión relata que la Virgen apareció a un nativo del área que era casera de un señor, que estaba ubicada a orillas de un arroyo al pie del morro Huajsapata. Ella tenía la apariencia de una señora elegante con el rostro sereno y tenía un niño en sus brazos. La Virgen pidió permiso para lavar la ropa de su hijo en el arroyo en la granja a cambio de cuidar de la misma hasta su regreso. Cuando el nativo regresó y contó la historia a su señor, el mismo no creía, ellos encontraron el busto de la Virgen, vestida toda de blanco, con sus ropas todavía mojadas.