Viagens Machu Picchu

Raqchi

Raqchi

Durante la época Inca, la ciudad del Cusco fue el centro poblado más importante de esta cultura. A su alrededor se crearon fortalezas, palacios y templos, por lo que se llegó a llamar “el ombligo del mundo”.

Ahora bien, para tener una vista más clara al pasado de esta mágica cultura, debemos ver más allá del Cusco. A unas 2 horas del Cusco se encuentra el centro arqueológico de Raqchi, un vestigio de la adoración al dios Viracocha que precede incluso al imperio Inca.

En Raqchi también es posible encontrar un claro ejemplo de las ancestrales técnicas de construcción inca. Tristemente, el sitio arqueológico fue parcialmente destruido durante la conquista, y sólo quedan los cimientos de esta estructura original.

Hoy, el sitio es parte del circuito turístico conocido como la Ruta del Sol, en el camino entre Cusco y Puno. Aunque lo que hoy queda de Raqchi es apenas un esbozo de lo que fue la estructura original, la investigación arqueológica nos revela importantes datos sobre la historia de este complejo.

En la actualidad, el origen de este templo inca sigue en debate, pues muchos arqueólogos sostienen que su construcción data de tiempos preincaicos. De acuerdo a esta teoría, este lugar fue adaptado con posterioridad para ser usado por los Incas.¡Qué lugar tan misterioso! Veamos qué podemos aprender sobre este vestigio de la ancestral cultura Inca.

Historia de Raqchi

También se conoce a este centro arqueológico como “el Templo a Viracocha”, antigua deidad inca. En sus tiempos, este templo fue una de las construcciones más importantes del imperio incaico.

Viracocha, según la cultura inca, era el padre del Sol, y el creador del universo. De acuerdo a las leyendas incas, este dios descendió a la tierra cerca al pueblo de Cacha, pero los habitantes de la zona no lo reconocieron, e intentaron atacarlo. 

Como castigo, Viracocha hizo que lloviera fuego del cielo y se incendiara la zona alrededor de la ciudad. Los canas, tribu que poblaba esta zona, finalmente pidieron perdón a Viracocha. Posteriormente, construyeron un templo en su honor, en el lugar donde la deidad detuvo el fuego del cielo. 

Posteriormente, cuando el noveno inca Pachacutec pasó por Raqchi, preguntó por el origen del santuario. (De acuerdo al cronista Inca Garcilaso de la Vega, fue su padre, el inca Viracocha, quien ordenó la construcción de este templo). Los pobladores le contaron esta historia, tras lo cual el monarca ordenó la construcción del enorme templo en honor al dios creador.

Es posible que esta leyenda tenga origen en el volcán Quimsachata. El centro arqueológico de Raqchi se encuentra en las cercanías de este volcán, y es posible que su erupción haya influido en las prácticas religiosas de las tribus locales.

Los estudios realizados en Raqchi muestran que parte de los recintos fueron construidos por culturas preincas. Es posible que los canas, ocupantes originales de Raqchi, construyeran parte del recinto principal. Sería esta etnia quien pasó la leyenda del templo de Viracocha a los Incas.

Gracias a su enorme estructura, se considera que Raqchi fue uno de los centros ceremoniales más importantes del imperio Inca. ¡Este sitio abarca alrededor de 1000 hectáreas! Y en su interior encontramos el edificio religioso más alto de la época Inca, dedicado al dios Wiracocha.

Raqchi también formó parte del Camino Inca, la famosa red de caminos que conectaba buena parte de América del Sur. Ya que sólo los templos y construcciones más importantes se conectaban mediante este sendero, esto nos da una buena idea de la importancia de Raqchi en tiempos incas.

Atractivos

Raqchi se ubica en el distrito de San Pedro, provincia de Canchis, en el departamento de Cusco. Este parque arqueológico abarca alrededor de 1000 hectáreas. En su tiempo, fue uno de los templos más importantes, pues estaba dedicado al dios mayor de la religión inca. Durante su visita, podrá encontrar los siguientes sectores:

• Templo de Wiracocha: Este templo es, sin duda, una construcción sin igual en los Andes. Está formada por una enorme estructura de 92 metros de largo por 26 metros de ancho. Se construyó con un enorme techo a dos aguas, con un muro central de 15 metros. ¡Imagínese cuánto debió haber impresionado a los habitantes incas!

Alrededor de este muro central se construyeron dos hileras de 11 columnas circulares para sostener el enorme techo. Las columnas estaban ubicadas en líneas paralelas al muro, y estaban hechas de adobe con una base de piedra tallada. Tristemente, hoy sólo quedan en pie las bases de las columnas y el muro central, en el que se distinguen estructuras similares a ventanas y puertas.

• Templo Mayor Inca: Esta construcción tiene un gran parecido al templo de Viracocha. Pero al día de hoy, sólo una de las 11 columnas queda en pie. Gracias a una excavación reciente, hoy también es posible observar los cimientos del edificio.

• Colcas: Cerca al templo de Viracocha también podemos encontrar colcas, o almacenes. Estas construcciones eran almacenes de alimentos como maíz, quinua, papa y chuño (papa deshidratada). En Raqchi se pueden observar 156 colcas, construidas en forma cilíndrica. Gracias al trabajo arqueológico en la zona, se pudieron reconstruir algunas de las colcas, lo que nos da una idea de la apariencia original de este recinto.

• Fuentes de agua: Al este del templo principal, podemos encontrar una explanada en la que se construyeron fuentes de agua finamente labradas. También se conoce a esta zona como “Baños del Inca”, y como tales, se construyeron canales desde un manantial cercano para abastecer las fuentes talladas.

Cerca al Complejo Arqueológico de Raqchi se encuentra un pequeño pueblo, llamado San Pedro de Cacha. Durante la época colonial, se construyó en la zona una pequeña iglesia, en la que se pueden observar pinturas de la famosa Escuela Cusqueña. Los pobladores de la zona también destacan por la fabricación de cerámica, y algunos de ellos ofrecen sus productos en la entrada al sitio arqueológico.

¿Cómo llegar?

Raqchi está aproximadamente a 119 kilómetros del Cusco, a 2 horas en auto. Este complejo se ubica cerca al río Vilcanota. Para llegar a este complejo arqueológico por su cuenta, es posible tomar el transporte público que cubre la ruta Cusco - Sicuani. Converse con el conductor antes de abordar y pídale que le permita bajar en Raqchi.

Si desea tomar un taxi para ir por su cuenta, pídale a su hotel que llame a un taxi certificado. Tal vez desee contratar transporte de ida y vuelta, ya que el transporte en la zona es bastante limitado. 

Para ingresar al complejo arqueológico deberá adquirir un boleto en la entrada del sitio. La entrada a Raqchi cuesta 15 soles (entre 4-5 dólares). 

Una mejor opción para visitar estos sitios es contratar a una agencia de viaje. Viajes Machu Picchu ofrece el tour Ruta del Sol, que incluye a un guía profesional, transporte, almuerzo y las entradas a los atractivos turísticos.

Información sobre el sitio arqueológico

• Entrada: El ingreso se puede adquirir en el mismo sitio arqueológico. El precio es de S/. 15.00.

• Horario de atención: Lunes a Domingo de 7:00 am a 5:30 pm