Viagens Machu Picchu

Coricancha

Coricancha

Pocas culturas influyeron tanto en América del Sur como la cultura Inca. Durante su apogeo hace casi 500 años, dejaron a su paso un legado que prevalece hasta el día de hoy. A lo largo y ancho del Perú, aún hoy se pueden encontrar los imponentes monumentos que hacen testimonio de su cultura.

El antiguo templo inca Coricancha, en Cusco, fue en su época uno de los centros de adoración más importantes del imperio. Hoy podemos apreciarlo como una muestra de las impresionantes técnicas de construcción y de los ritos y costumbres de la cultura inca. Gracias a esto, es una de las atracciones turísticas más visitadas en la ciudad.

Las asombrosas técnicas de construcción que se usaron al construir este templo permitieron que su estructura haya resistido el paso del tiempo. ¡Incluso sobrevivió varios terremotos que devastaron las frágiles casas coloniales españolas que la rodeaban!

Hoy en día, el famoso templo Inca sirve como base del Convento de Santo Domingo. Esta estructura católica fue construida una vez que los españoles tomaron el control de tierras cusqueñas.

Esto permitió que la estructura principal y algunos de los adornos de metales preciosos fueran conservados en su interior. Hoy podemos verlos en el museo de sitio ubicado en la base del edificio.

Historia

En sus orígenes, en este lugar se erigía un pequeño templo llamado Inticancha (en quechua: Templo del sol). De acuerdo a las crónicas, el primer Inca, Manco Cápac, ordenó la construcción de este templo que llegaría a ser el centro religioso más importante del antiguo imperio Inca. 

Aproximadamente en el año 1438, el noveno Inca Pachacutec ordenó una remodelación de la entera ciudad del Cusco, incluido el Inticancha. Él ordenó que se cubrieran las paredes de este templo con planchas de oro puro. Esto hizo que se cambiara el nombre de este templo a Coricancha (Qorikancha), que significa en quechua “Templo de oro”.

Este recinto estaba dedicado al máximo dios Inca, el Inti. La cámara principal del Coricancha dedicada al Sol estaba decorada únicamente con oro puro. Esta estaba diseñada de una forma que permitía que los rayos de sol la iluminen durante cada solsticio y equinoccio. ¡Qué ejemplo perfecto del conocimiento que tenía la cultura Inca!

El Coricancha también fue construido para resistir sismos. Las paredes fueron construidas con una pequeña inclinación hacia el interior, y cada piedra fue tallada y colocada en la pared con precisión, sin usar mortero. Muchas de estas piedras destacan por la cantidad de ángulos con las que se tallaron: ¡incluso podemos ver una piedra de 24 ángulos!

De acuerdo con las crónicas españolas, el oro y plata que decoraban este templo representaban las gotas de sudor del Sol y las lágrimas de la Luna. Tristemente, cuando llegaron al Cusco los españoles, el templo fue saqueado.

A medida que los Incas iban perdiendo su influencia, los españoles tomaron posesión de las tierras que formaban parte del imperio. Después de conquistar la ciudad de Cuzco, las construcciones que rodeaban la plaza de Armas se repartieron entre las élites españolas. El Coricancha pasó a ser propiedad de Juan Pizarro, quien al morir, dejó la propiedad a la Orden Dominicana de la Iglesia Católica.

Esta orden construyó la Iglesia de Santo Domingo usando el antiguo templo como base. Este templo se terminó en 1633, pero fue severamente dañado durante un terremoto en 1950. El terremoto reveló las paredes Incas que habían sido ocultadas en el interior del templo, dando fe del talento de la antigua cultura Inca. Poco después, al restaurar el Convento de Santo Domingo, se eligió mostrar los muros Incas originales en su interior.

Hoy este templo se usa durante el Inti Raymi, una fiesta anual dedicada a la antigua deidad Inca que se celebra cada 24 de Junio.

Atracciones principales

En su tiempo, el Coricancha fue el centro religioso más importante del imperio Inca. En su interior, encontramos cuatro sectores, dedicados a los dioses principales de la religión Inca:

Templo del Sol: Era el recinto más importante del Coricancha. En este se adoraba al Inti (Sol), la deidad principal de la religión Inca. Dentro de este recinto se hallaba un ídolo de oro llamado Punchao, decorado con piedras preciosas, una banda real y  serpientes y pumas tallados en su cuerpo. 

También se encontraba una máscara gigante decorada con rayos que representaba al dios Sol. Los rayos de sol que ingresaban al interior de este recinto iluminaban esta máscara, lo que representaba la presencia del dios Sol en el templo.

Templo de la Luna: La religión Inca consideraba a la luna como “la esposa del Sol”. Se creía que la Killa (Luna) era la protectora de las mujeres y los matrimonios. Este recinto estaba cubierto de plata, que representaba las lágrimas de la luna. Tristemente, no se sabe mucho sobre este recinto, ya que fue completamente saqueado y destruido por los españoles.

Templo de las estrellas: Los incas creían que las estrellas eran “los hijos del Sol”. En este recinto se ofrecían sacrificios y ofrendas a estas deidades menores.

Templo del relámpago/arco iris: Este recinto también estaba cubierto de oro, ya que los incas consideraban que Illapa (el relámpago y arco iris) era un regalo del dios Sol.

¿Cómo visitar el Coricancha?

Como muchos otros sitios arqueológicos, el Coricancha está ubicado en el centro histórico del Cusco, a unas pocas calles de la plaza de Armas. Este antiguo templo está en el interior del Convento de Santo Domingo. 

Este templo inca puede verse desde la avenida El Sol, una de las calles principales de la ciudad del Cusco. Sus hermosos y llamativos muros sin duda captarán su atención al pasar. Sin embargo, para visitar el sitio arqueológico tendrá que comprar una entrada por separado. El costo de ingreso no está incluido en el Boleto Turístico de Cusco

¡Disfrute al máximo su visita acompañado de un guía turístico y no se pierda de los detalles de este templo inca! Nuestros expertos en Viajes Machu Picchu operan todos los días el City Tour, que incluye una visita guiada al Coricancha, transporte y las entradas a cada sitio arqueológico. 

Información sobre el sitio arqueológico

- Dirección: Calle Ahuacpinta 192, Cusco
- Entrada: Puede comprar el boleto de ingreso en el mismo lugar arqueológico. El precio es de S/. 15.00 para adultos o S/. 8.00 para niños y estudiantes.
- Horario de atención: Lunes a Sábado de 8:30 am a 5:30 pm / Domingos de 2:00 pm a 5:00 pm